jueves, 3 de junio de 2010

12 DIAS DESPUES...

Efectivamente ya han pasado 12 días desde la fecha de la operación, ya me he empezado a desinchar y he eliminado líquidos, con lo que desde el otro día en mi última entrada, he bajado otros 7 kg.
Mi peso actual es de 131 kg. o lo que es lo mismo 24 kg. menos que cuando empecé mi dieta hace aprox. 40 días.

Con los nuevos batidos proteínicos me encuentro mejor, me paso toda la mañana para poderme tomar uno, pero noto que su contenido me llena de fuerza, y estoy menos débil, el resto del día lo paso con algún caldito de ave, un poquito de gazpacho muy ligerito, y algún zumo entre horas, para vitaminarme un poco. Parece que he agrandado un poco el estómago, y eso me preocupa, o quizás tan sólo es que empiezo a tolerar un poco más lo que introduzco en él, pero lo cierto es que ya puedo beberme medio vaso de agua en un tiempo prudencial, y no como antes que se me calentaba el agua antes de poder bebérmelo.

La bajada de peso también me ha alegrado el cuerpo, hoy me he puesto una americana que me había puesto en dos ocasiones, y me faltaba una cuarta para podérmela abrochar, y creo que me quedan otras tres puestas, dado que ya se me ha quedado grande; en cuanto pueda daré una vuelta muy urgente a mi vestuario, y al fondo de armario, porque me da la sensación que si me descuido voy a pasar de no poderme poner muchas cosas por pequeñas, a no podérmelas poner por grandes. (En este momento me descubro a mi mismo esbozando una sonrisa)

Me han quitado las grapas, todas las heridas han cicatrizado muy bien, y me han dicho que las deje al aire para que se terminen de curar, sigo pensando que hay algo de magia en esto, llevo trabajando toda la semana y me encuentro de lujo.

El fin de semana voy a coger la moto para hacerme una ruta, en contra de la opinión de mi santa, que cree que es demasiado pronto, pero es que tengo una concentración de motos que organizo yo, junto a mis amigos del club motero en Alcalá de Henares, y está prevista desde hace 10 meses, por lo que no puedo faltar.

Ya os contaré; de momento estoy más acostumbrado a mi nuevo estado, sigo sin tener apetencia ninguna por la comida, y hecho más de menos el saborear cosas conocidas, que el comerlas en sí.
Insisto, son 24 kg. de acuerdo, pero no es un remedio milagroso para tener una estética más correcta, es una puñetera enfermedad que me llevaba al corral de los "callaos", y a la que ha habido que aplicar una situación drástica, y desagradable como mal menor.

Saludos.

1 comentario:

  1. Disculpadme el desinchado, cuando quería decir deshinchado.

    ResponderEliminar